• Inicio
  • 5
  • Rotura de Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

Rotura de Ligamento Cruzado Anterior (LCA) en Madrid y Segovia

¿Qué es la rotura de Ligamento Cruzado Anterior (LCA) ?

La rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) es una lesión común en la rodilla que afecta a uno de los principales ligamentos que proporciona estabilidad a la articulación. Esta lesión ocurre típicamente durante actividades deportivas que implican cambios bruscos de dirección, movimientos de giro o traumatismos directos en la rodilla.

Indicaciones

La rotura del LCA puede causar síntomas como dolor intenso, inflamación, inestabilidad de la rodilla, sensación de «dar un paso en falso» y dificultad para realizar movimientos o actividades físicas. La evaluación médica y pruebas de diagnóstico, como resonancias magnéticas, ayudarán a confirmar la lesión y determinar su gravedad.

 

Preparación

Antes de decidir el tratamiento, se realizarán exámenes físicos y pruebas de diagnóstico para evaluar la lesión y determinar la mejor opción de tratamiento. También, se pueden administrar instrucciones específicas, como restringir ciertas actividades físicas o ajustar la ingesta de alimentos y líquidos antes del tratamiento.

Procedimiento

El tratamiento de la rotura del LCA puede incluir tanto opciones conservadoras como quirúrgicas, dependiendo de la edad del paciente, nivel de actividad, estabilidad de la rodilla y preferencias individuales:

  • El tratamiento conservador no quirúrgico implica terapia física para fortalecer los músculos alrededor de la rodilla y usar un soporte o férula para estabilizar la articulación.
  • La cirugía reconstructiva del LCA puede ser necesaria en casos más graves, donde se utiliza tejido del propio paciente o un injerto para reconstruir el ligamento dañado.

Tratamiento conservador

Los tratamientos no quirúrgicos pueden ser adecuados para lesiones menos severas o para pacientes con un estilo de vida menos activo:

  • Reposo y modificación de actividades: Evitar actividades que causen dolor o estrés en la rodilla lesionada.
  • Método RICE: Reposo, hielo, compresión y elevación para reducir la hinchazón y el dolor en las primeras fases tras la lesión.
  • Fisioterapia: Un programa de rehabilitación enfocado en restaurar la movilidad de la rodilla, fortalecer los músculos que la rodean (especialmente los cuádriceps y los isquiotibiales) y mejorar la estabilidad y la propriocepción.
  • Ortesis de rodilla: El uso de soportes o rodilleras puede ofrecer estabilidad adicional durante la recuperación.

Tratamientos quirúrgicos

La cirugía puede ser recomendada para lesiones más graves, especialmente en pacientes jóvenes, activos o aquellos que desean volver a practicar deportes de alto impacto:

  • Reconstrucción del LCA: Implica reemplazar el ligamento roto con un injerto, que puede ser autólogo (tomado del propio paciente, como el tendón de la rótula o el tendón de los isquiotibiales) o alogénico (de un donante). La cirugía se realiza generalmente mediante artroscopia, que es menos invasiva y permite una recuperación más rápida.
  • Reparación del LCA: En algunos casos, especialmente si el ligamento se ha desprendido completamente del hueso, se puede reinsertar y reparar el ligamento original. Esta opción es menos común y depende de la naturaleza específica de la lesión.

    Postoperatorio

    En el caso de realizar un tratamiento quirúrgico, después de la cirugía, se proporcionarán instrucciones sobre el cuidado de la herida, el uso de dispositivos de inmovilización y la terapia de rehabilitación. Se recetarán medicamentos para el dolor y se brindarán pautas sobre la actividad física y la carga de peso. La fisioterapia desempeña un papel fundamental en la recuperación, ayudando a restaurar la fuerza, la estabilidad y la movilidad de la rodilla.

    Resultados y rehabilitación

    La recuperación de una rotura del LCA puede llevar tiempo y requerir un enfoque gradual. La rehabilitación se enfocará en fortalecer los músculos alrededor de la rodilla, mejorar la estabilidad y restaurar la función normal. El tiempo de recuperación puede variar según la gravedad de la lesión y el tipo de tratamiento, y se requerirá un seguimiento médico regular para evaluar el progreso y ajustar el plan de rehabilitación según sea necesario.

    Es importante seguir todas las indicaciones médicas y participar activamente en la terapia física para lograr una recuperación exitosa y prevenir futuras lesiones. El cumplimiento con las recomendaciones médicas, el cuidado adecuado de la rodilla y evitar actividades de alto impacto son clave para mantener la salud y la estabilidad de la rodilla a largo plazo.

    Conoce la historia de la resiliencia de Joaquín: de la lesión al triunfo

    Contáctanos sin compromiso:

    Localización

    Pide cita sin compromiso