Periostitis tibial

Periostitis tibial en Madrid y Segovia

¿Qué es la Periostitis tibial?

La periostitis tibial, también conocida como síndrome de estrés tibial medial o «shin splints», es una lesión común que afecta la parte interna de la espinilla (tibia). Se produce por la inflamación o irritación del periostio, una capa delgada de tejido que recubre el hueso.

Indicaciones

Los síntomas de la periostitis tibial incluyen dolor en la parte interna de la espinilla, especialmente durante o después de la actividad física. El dolor suele ser de carácter punzante o ardoroso y puede empeorar con la presión o el impacto. También puede haber sensibilidad o hinchazón en el área afectada.

Preparación

La preparación para el tratamiento de la periostitis tibial implica una evaluación médica inicial. Esto puede incluir un examen físico para evaluar la ubicación y la gravedad del dolor, y posiblemente pruebas de diagnóstico como radiografías o resonancias magnéticas para descartar otras lesiones óseas.

Procedimiento

El tratamiento de la periostitis tibial generalmente implica medidas conservadoras, como el reposo de la actividad física que agrava el dolor, la aplicación de hielo en el área afectada para reducir la inflamación, el uso de vendajes o soportes de compresión, y la elevación de la pierna para reducir la hinchazón. Además, se pueden recetar medicamentos para el dolor y la inflamación.

Postoperatorio

Después del tratamiento inicial, se proporcionarán instrucciones específicas sobre el cuidado de la lesión y la rehabilitación. Esto puede incluir ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, técnicas de fisioterapia para mejorar la biomecánica y el equilibrio muscular, y la introducción gradual de actividades físicas de bajo impacto.

Resultados y rehabilitación

La recuperación de la periostitis tibial puede ser gradual y lleva tiempo. Es importante permitir que el tejido se cure completamente antes de reanudar las actividades físicas intensas. Durante la rehabilitación, se pueden proporcionar recomendaciones para prevenir futuros episodios de periostitis tibial, como el uso de calzado adecuado, la modificación de la técnica de carrera o saltos, y el incremento gradual de la intensidad y duración de la actividad física.

Es esencial seguir las indicaciones del profesional de la salud y asistir a las citas de seguimiento para evaluar el progreso y ajustar el plan de tratamiento según sea necesario.

Contáctanos sin compromiso:

Localización

Pide cita sin compromiso