• Inicio
  • 5
  • Osteocondritis disecante de Tobillo
Osteocondritis disecante de Tobillo

Osteocondritis disecante de Tobillo en Madrid y Segovia

¿Qué es la Osteocondritis disecante de Tobillo?

La osteocondritis disecante de tobillo es una afección en la que se produce un daño en el cartílago y el hueso subyacente en la articulación del tobillo. Esto puede llevar a la formación de fragmentos de cartílago y hueso sueltos dentro de la articulación.

Indicaciones

El tratamiento para la osteocondritis disecante de tobillo se recomienda cuando hay dolor persistente en el tobillo, inflamación, bloqueo o trabamiento de la articulación, dificultad para mover el tobillo y limitación de la actividad física.

Preparación

Antes del tratamiento, se realizarán exámenes físicos y pruebas de diagnóstico, como radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas, para evaluar la extensión del daño en el tobillo. Estos estudios ayudarán a determinar el enfoque adecuado para el tratamiento.

Procedimiento

El tratamiento para la osteocondritis disecante de tobillo puede incluir métodos conservadores o cirugía, dependiendo de la gravedad de los síntomas y el tamaño del fragmento suelto. Los métodos conservadores pueden involucrar reposo, uso de férulas o yesos, medicamentos para el dolor y fisioterapia. En casos más graves o si los métodos conservadores no brindan alivio, puede ser necesaria la cirugía para retirar los fragmentos sueltos, reparar el cartílago o realizar un injerto de hueso.

Postoperatorio

Después del tratamiento, se brindarán instrucciones específicas sobre el cuidado del tobillo y la rehabilitación adecuada. Esto puede incluir el uso de muletas, medicamentos para el dolor, fisioterapia para mejorar la fuerza y la movilidad, y seguimiento médico regular para evaluar la curación y la recuperación.

Resultados y rehabilitación

La recuperación de la osteocondritis disecante de tobillo varía según la gravedad del daño y el tipo de tratamiento. En general, se espera una reducción significativa en el dolor, una mejora en la función del tobillo y una prevención de futuros daños en la articulación. La rehabilitación puede incluir ejercicios de fortalecimiento, cambios en el estilo de vida y seguimiento médico regular para evaluar la curación y la prevención de recurrencias.

Contáctanos sin compromiso:

Localización

Pide cita sin compromiso