Neuroma de Morton

Neuroma de Morton en Madrid y Segovia

¿Qué es el neuroma de Morton?

El neuroma de Morton es una afección que afecta los nervios en la parte delantera del pie, generalmente entre el tercer y cuarto dedo. Se produce cuando los tejidos alrededor de los nervios se engrosan y comprimen el nervio, causando dolor y molestias.

Indicaciones

El tratamiento para el neuroma de Morton se recomienda cuando hay dolor persistente en el antepié, sensación de ardor, entumecimiento o sensación de tener una piedra en el zapato. También puede requerirse tratamiento si los síntomas afectan la calidad de vida o limitan la actividad física.

Preparación

Antes del tratamiento, se realizarán exámenes físicos y pruebas de diagnóstico, como radiografías y resonancias magnéticas, para evaluar la presencia del neuroma y descartar otras condiciones similares. Se pueden administrar instrucciones específicas, como suspender ciertos medicamentos o restringir la ingesta de alimentos y líquidos antes de la cirugía, si es necesaria.

Procedimiento

El tratamiento para el neuroma de Morton puede incluir métodos conservadores o cirugía, dependiendo de la gravedad de los síntomas. Los métodos conservadores pueden involucrar cambios en el calzado, uso de almohadillas metatarsianas, medicamentos para el dolor y fisioterapia. En casos más graves o si los métodos conservadores no brindan alivio, puede ser necesaria la cirugía para extirpar el neuroma.

Postoperatorio

Después del tratamiento, se brindarán instrucciones específicas sobre el cuidado del pie y la recuperación adecuada. Se recetarán medicamentos para el dolor y se brindarán instrucciones sobre el manejo del dolor, la limpieza de la incisión (si se realizó cirugía) y la movilidad gradual del pie. La fisioterapia puede ser necesaria para ayudar a restaurar la función y reducir la probabilidad de recurrencia.

Resultados y rehabilitación

La recuperación del neuroma de Morton varía según la gravedad de los síntomas y el tipo de tratamiento. En general, con el tratamiento adecuado, se espera una reducción significativa en el dolor y una mejora en la función del pie. La rehabilitación puede incluir ejercicios de fortalecimiento, cambios en el calzado y seguimiento médico regular para evaluar la curación y la prevención de recurrencias.

Contáctanos sin compromiso:

Localización

Pide cita sin compromiso